Ante el proyecto de ley que crea la Agencia de Bienes en CABA

Buenos Aires necesita una política urbana que contenga por lo menos dos componentes esenciales: 

1) impedir que el capital inmobiliario financiero internacional continue -como lo hace en las grandes ciudades del mundo- modelando la estructura urbana para servir al bienestar de los poderosos, usufructando de las tierras públicas y las privadas de uso público.
2) posibilitar la participación ciudadana en las decisiones que hacen a la convivencia social en la vida urbana.

 

La Ley que el PRO quiere aprobar creando una agencia con atribuciones para enajenar tierras privadas de uso público (como el Tiro Federal, por ejemplo) va en la dirección contraria a lo que se necesita en nuestra ciudad.

En el campo popular estamos pagando caro la carencia de una política urbana como la demandada. Nuestros representantes tienen ahora la oportunidad para rehacer un camino de integración con los vecinos y sumar sus votos a los 21 votos negativos que se necesitan para frenar la ley que favorece al gran capital inmobiliario.

Los convocamos a iniciar ese camino oponiéndose a la ley de la agencia que impulsa el macrismo.
La ley que será sometida al voto de los legisladores es de tal importancia para el futuro de la ciudad y también para la reconstrucción de una fuerza popular que dispute el sentido en la ciudad, que es indispensable la votación nominal. Que cada quien se haga cargo de lo que vota.


Espacio Carta Abierta


Buenos Aires, 9 de abril de 2016